Saltar al contenido principal

Mantener el contacto con empleados que teletrabajan

4 consejos para colaborar y comunicarse en situaciones de teletrabajo.

Tiempo de lectura aproximado: 2 minutos

El cambio de un entorno colaborativo a una situación de trabajo desde casa puede ser difícil, por motivos que nada tienen que ver con la productividad. Como empresario, los empleados forman parte de tu día a día: apoyas sus objetivos profesionales (y vitales), celebras sus cumpleaños y confías en ellos.

Ahora puede que tengas que gestionar equipos remotos. Si tu empresa se ha adaptado a una situación de teletrabajo total, es importante seguir cuidando esta relación con los empleados. 

Hemos hablado con empleados de Vistaprint y pequeños empresarios sobre lo que hacen para gestionar equipos remotos, fomentar la implicación de los empleados, animarlos y ofrecerles apoyo. 

  • Utiliza herramientas digitales para mantener el contacto durante el horario laboral (y después)
  • Interésate por el bienestar de los empleados
  • Cumple un horario
  • Ajusta tus expectativas

Utiliza herramientas digitales para mantener el contacto durante el horario laboral (y después)

Desde el brote de COVID-19, trabajar desde casa es la “nueva normalidad” para miles de empleados de Vistaprint. 

Empleados de todos los departamentos mencionan que herramientas como Zoom y Slack han resultado fundamentales para mantener el contacto con sus compañeros, tanto para sesiones de brainstorming como para tomar algo después del trabajo. Estas actividades para fomentar el espíritu de equipo pueden fortalecer y animar a las personas que teletrabajan. 

Jeff Israel, especialista sénior del equipo de Marketing de contenido, afirma que intenta tener canales y conversaciones en Slack que “no estén relacionados con el trabajo, para intentar reproducir las alegrías (y los fastidios) de las charlas en la oficina”.

Interésate por el bienestar de los empleados

En la gestión de los empleados que teletrabajan hay que tener una actitud proactiva. Comunícate con ellos semanalmente para interesarte por su bienestar. La situación creada por la COVID-19 está generando mucho estrés e incertidumbre para todo el mundo. Si dedicas tiempo a cada empleado, demuestras que te importa su bienestar.

Ashley Driscoll, propietaria de Nashoba Valley Movement, ha empezado a utilizar Zoom para reunirse regularmente con el personal de su estudio de danza. Al principio, creía que la plataforma sería útil para emitir clases en directo, pero también ha resultado eficaz para las reuniones de personal.

“Antes utilizaba Facebook para comunicarme con mi plantilla, pero últimamente hemos descubierto Zoom. La primera vez nos dijimos que tendríamos que repetirlo cada poco, para tener algo de interacción humana”.

Cumple un horario 

El hecho de que los empleados tengan acceso a su correo electrónico las 24 horas del día no significa que tengan que estar siempre online. Cumple un horario para que todo el mundo tenga tiempo suficiente para colaborar y comunicarse. 

Kaitlin Maud, socia de Current Forward, nos cuenta que su equipo ha instaurado rituales para estar en contacto. “Con el confinamiento, hemos instaurado una reunión de 15 minutos cada mañana para explicar nuestras prioridades para la jornada. También celebramos una reunión semanal para repasar nuevas iniciativas de negocio… Aparte de eso, no tenemos muchas reuniones. Queremos priorizar el tiempo de trabajo y nos comunicamos regularmente a lo largo del día. Mi equipo y yo utilizamos Slack para esa comunicación diaria”.

Ajusta tus expectativas 

Harvard Business Review señala que cuando cambian las condiciones y los entornos de trabajo, los responsables deben reajustar sus expectativas en cuanto a la forma de trabajar.

“Tendrás que dejar a un lado el calendario y la metodología de las tareas, y dejar que los miembros del equipo cumplan con sus responsabilidades a su manera. Eso implica que hay que centrarse en los resultados y ser más flexibles”.

Por ejemplo, ahora hay mucha gente que se pasa el día en casa con los hijos, y los empresarios tendrían que ser empáticos y pacientes mientras los empleados se adaptan a estos cambios en su entorno laboral.